La Finca Pública de Son Real y el Parc Natural de s’Albufera de Mallorca

Nuestro municipio se encuentra entre dos parques naturales de relevante importancia: la Finca Pública de Son Real y el Parque Natural de s’Albufera de Mallorca. Por un lado, la Finca Pública de Son Real es un tesoro natural e histórico, gracias por la presencia de numerosos yacimientos arqueológicos, su sistema dunar y otros elementos etnológicos. Por otra parte, la Albufera de Mallorca es la zona húmeda más extensa de las Islas Baleares y una zona de especial protección para las aves (ZEPA) y como lugar de importancia comunitaria (LIC). Debido a estos hechos, se pueden encontrar diferentes itinerarios para disfrutar de su naturaleza y fauna.

Si usted es aficionado al birdwatching, estos dos espacios naturales le ofrecerán un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de su afición. Allí conviven y son avistables más de 200 especies de aves. Tanto la Finca Pública de Son Real como el Parque Natural de s’Albufera de Mallorca están muy bien acondicionados para la práctica del birdwatching, ya que disponen de varias estaciones de observación, itinerarios señalizados y centros de información.

Descripción de los lugares

Finca Pública de Son Real

Al hablar de Son Real estamos hablando de una de las referencias más importante en cuanto a patrimonio arqueológico en Baleares,  con un gran número de yacimientos arqueológicos de diferentes períodos de la prehistoria. Las primeras evidencias de ocupación humana que cabe destacar son del período dolménico (1900-1600 a.n.e) con los restos de un dolmen y de tres hipogeos o cuevas artificiales de enterramiento. Desde el período prototalayótico (1100-900 a.n.e.) encontramos el yacimiento arqueológico des Figueral. Finalmente, destacan de la época talayótica y postalayótica (900-125 a.n.e) los yacimientos relacionados con el rito funerario, el más destacado és la Necrópolis de Son Real, también conocida como la Punta de los Fenicios. Aparte de su riqueza arqueológica, Son Real está muy vinculado a la Mallorca rural y es posible encontrar una finca rústica o «possessió» compuesta por edificaciones de distintas épocas que son testigo de un pasado no tan lejano en el cual la actividad económica giraba en torno a la producción agrícola y ganadera.

Parc Natural de s’Albufera de Mallorca

S’Albufera de Mallorca fue declarada Parque natural el 28 de enero de 1988 (Decreto 4/1988). Es también Zona Húmeda de Importancia Internacional, incluida en el convenio de Ramsar y en la Red Natura 2000, como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). S’Albufera es la zona húmeda más extensa e importante de las Islas Baleares, tiene una superficie de 1.646,48 Ha mayoritariamente de humedal y se encuentra en los términos municipales de Muro y sa Pobla. Tiene un origen muy antiguo y ha variado en extensión y características según los cambios del nivel del mar. Parte del humedal se originó en la era terciaria, pero la actual zona húmeda se formó hace menos de 100.000 años. Las dunas litorales son más modernas, de unos 10.000 años de antigüedad.

Qué ver

El agua es la base de la riqueza biológica de S’Albufera. El agua y la humedad del suelo permiten el crecimiento continuo de la vegetación, que varía según la profundidad, la proximidad al mar y el tipo de terreno. El Parque recibe el agua de lluvia a través de torrentes y manantiales.

En verano, las entradas de agua del mar no son importantes en cantidad, pero afectan a la vegetación y la fauna.

La vegetación está dominada por el carrizo (Phragmites australis), la masiega (Cladium mariscus) y la enea (Typha spp.). En los canales encontramos plantas que viven sumergidas: el Potamogeton pectinatus y la cama de ranas (Ceratophyllum demersum). En las zonas salobres crecen los juncos (Juncus spp.) y las hierbas saladas (Sarcocorniaspp.). Entre los árboles destacan el álamo blanco (Populus alba), el olmo (Ulmus spp.) y el tamarisco (Tamarix spp.). Las especies de las dunas, como la azucena marina (Pancratium maritimum), el “peu de milà” (Thymelaea velutina), el enebro de fruto grande (Juniperus oxycedrus macrocarpa) están adaptadas a las difíciles condiciones del arenal.

Encontramos gran diversidad de hongos, 205 especies en total. Una de ellas, la Psathyrella halofila, nueva para la ciencia, fue descubierta en s’Albufera en el año 1992.

En cuanto a la fauna, las especies de peces más comunes son la anguila (Anguilla anguilla) y los mújoles (Chelon y Liza spp.). Abundan la rana común (Pelophylax perezi), reptiles como la culebra viperina (Natrix maura) y el galápago europeo (Emys orbicularis). También 22 especies de mamíferos como murciélagos, ratones y ratas.

Los invertebrados son muy diversos: libélulas, dípteros, escarabajos y mariposas nocturnas (más de 450 especies).

Se han observado un total de 303 especies de aves, 64 son reproductoras, entre sedentarias y estivales. Más de 10.000 aves invernan en s’Albufera: ánades, garzas, entre otras, además de grandes grupos de estorninos. El Parque es también importante para las aves migratorias, que realizan estancias de corta duración: cercetas carretonas, golondrinas… y para las divagantes, (de presencia ocasional), como las grullas.

Son Real es una posesión situada en el término municipal de Santa Margalida, entre el mar y la carretera de Can Picafort a Artà. La posesión cuenta con edificios de gran valor patrimonial, además de una extensa área agrícola, matorral mediterrano con pino carrasco así como una importante franja de costa.

Sus playas, dunas, torrentes y vegetación forman un conjunto natural tan diverso como importante. Pero además, Son Real es un verdadero parque arqueológico, ya que contiene monumentos y restos arqueológicos de incalculable valor como son: restos de un poblado pretalayótico

Las casas que se encuentran en la finca fueron construidas en la Edad Media, formando un conjunto tradicional de edificaciones (Can Morell, Ca n’Apol·lònia y Ca s’Amitger o antigua casa de Ca’s Amos). Este conjunto arquitectónico comprende casas señoriales, patio, torres de defensa, capilla, almacenes, cubiertos, etc.

En Ses Cases Noves, construidas en el siglo XX, (Cobertizos Nuevos y Casa Nueva des los Señores), y rehabilitadas en Centro de Interpretación de Son Real inaugurado el año 2008, de temática etnológica, que nos ilustra sobre el universo rural en contraste con el mundo contemporáneo y donde era la Casa de los Señores, de temática arqueológica.

En la finca viven animales de raza autóctona (ovejas, cerdos negros, pavos reales, asnos, etc.) que son debidamente cuidados y criados. La producción agrícola es totalmente ecológica, destacando los cultivos de almendros, algarrobos e higueras.

Destacan la riqueza y variedad de sus ecosistemas (pinar, encinar, sistema dunar, zona húmeda
con su torrente, terrenos cultivados y matorral), al igual que su flora y fauna. Cuenta con dos cotos de caza dedicados a la modalidad tradicional de caza de tordos.

Por otra parte, Son Real conserva varios elementos de la actuación humana sobre el paisaje (canteras de marés y arena, antiguos caminos, torres de enfilación construidas para ejercicios submarinos en la bahía de Alcúdia durante la posguerra, búnker o fortín militar). El acceso a la playa es de gran belleza, encontrándose una gran variedad de vegetación y elementos biológicos de gran valor.

Puede decirse que la finca de Son Real contiene una especie de Mallorca en miniatura, con sus valores históricos, paisajísticos, culturales, sociales, medio ambientales, patrimoniales, etc . También hay en la finca una serie de itinerarios eco-turísticos para dar a conocer su extraordinaria singularidad.